Lectura Nro. 1

Los orishas

Sonia Balasch

En Cuba, República Dominicana, Haití, Jamaica, Trinidad y Tobago, Surinam, Brasil y otros países de Latinoamérica se practican algunas religiones en las que se combinan creencias católicas  con cultos de origen africano. Esta combinación de creencias o sincretismo religioso tiene explicaciones históricas. Por una parte, los conquistadores, es decir, los españoles y los portugueses aportaron la religión católica. Por otra parte, los esclavos que eran de distintos lugares del África también llevaron con ellos sus distintas religiones. Así, en una misma tierra se dio la presencia de la religión católica de los conquistadores y muchas otras religiones africanas. Este hecho explica la unión o sincretismo de distintas creencias y ritos en religiones como el candonbié, el lucumí o la santería y el yoruba.

En particular, de acuerdo a los ritos de la santería, existen distintos espíritus o deidades a los que se conocen como los orishas. Estos orishas  son numerosos y cumplen distintas funciones de acuerdo a su propia naturaleza. Por ejemplo, Eleguá, Yemayá, Changó y Babalú Ayé son algunos de los orishas.

Eleguá es el orisha que tiene las llaves de la prosperidad y de la miseria. Se dice que es una deidad maléfica, que puede hacer el bien o el mal. Es un orisha poderoso, así que nada puede pasar sin su autorización. Eleguá es consagrado con la naturaleza y las plantas.

En la santería, se considera que Yemayá es la orisha de la maternidad. Por esta razón se considera que Yemayá es la madre de todos los seres vivientes y del agua. Se cree que habita en el mar y que es el orisha que guarda la riqueza. Se consagra con melones, melado, pescado frito, etc. A Yemayá también se conoce como Virgen de Regla.

Changó es el orisha del fuego. Tiene el poder de eliminar todo lo negativo. Además, se dice que es hijo de Yemayá.

Babalú Ayé es considerado como el padre del mundo. Este es el orisha de la tierra. Es el padre de la enfermedad y de las epidemias.

Aunque la santería y otras religiones de su misma naturaleza tienen una presencia importante en Latinoamérica, muchas veces las personas que practican estas religiones prefieren hacerlo en privado. En parte esto se debe a que en la sociedad contemporánea, en general, se tiene una opinión negativa de estas religiones. Sin embargo, la presencia multireligiosa es un hecho innegable y con mucha vigencia en Latinoamérica.

Yemayá (canto y danza)

http://www.youtube.com/watch?v=SYxjiYlbFiU

Santería Cuba (En inglés)

http://www.youtube.com/watch?v=bNhA2IsT9R4&NR=1&feature=fvwp

*****************************************************************

Lectura Nro. 2


La religión en Cuba (*)

La religión organizada más importante es la Iglesia Católica. Las religiones afrocubanas, mezcla de religiones originarias en África y catolicismo, se practican ampliamente en Cuba. Oficialmente, Cuba ha sido un estado ateo durante la mayor parte de la era de Fidel Castro. En 1962, el gobierno de Castro confiscó y cerró más de 400 escuelas católicas, alegando que difundían ideas contrarrevolucionarias. En 1991 el Partido Comunista de Cuba revocó la prohibición contra los creyentes interesados en afiliarse; un año más tarde la constitución fue alterada para presentar al estado como laico, en lugar de ateo.

En noviembre de 1996, Fidel Castro invitó al Papa Juan Pablo II a que visitara Cuba, después de que se llegó a un acuerdo sobre algunos asuntos que eran necesarios para que la Iglesia llevara a cabo sus actividades religiosas en Cuba y preparara la visita. En 1997 la Navidad fue oficialmente reconocida como día feriado por primera vez desde 1969, y al año siguiente se la restableció permanentemente como feriado nacional. Cuando falleció el papa Juan Pablo II fueron decretados tres días de luto oficial en Cuba.
Otros grupos religiosos cubanos incluyen a los cristianos evangélicos, cuyas cifras han aumentado rápidamente. Ellos se han beneficiado también del mejoramiento de las restricciones oficiales impuestas a las organizaciones y actividades religiosas. Aunque fuertemente afectada por la emigración, la pequeña comunidad judía, continúa oficiando servicios en La Habana y conserva grupos aislados de fieles en Santiago, Camagüey y otras zonas de la isla. La ayuda de la comunidad judía en el extranjero, incluyendo la organización para las visitas de los rabinos y los estudiantes rabínicos, ayudan a mantener y hacer perdurar la fe judía en Cuba.
(*) Agradezco a Teresa Dovelpage por compartir este texto conmigo.

*****************************************************************

Lectura Nro. 3

ORACIÓN Y CONJURO PARA VENCER A TRAVÉS DEL TABACO
Fuente: http://marialionzalamadre.blogspot.com/2009/02/oracion-y-conjuro-para-vencer-traves.html
Para realizar este conjuro es necesario además de los humos del tabaco, velas. Dependiendo cuál es el propósito variará el color de las velas:

Contra la envidia  y el mal de ojo : negro.

Amarre: rojo, rojo y negro.

Devolver dinero: amarillo, rojo y negro.

Ganar batalla: rojo y blanco.

“Hombre bravo pon tu cara contra el suelo, que antes de nacer tú, nació el Hijo de Dios. Hambre tuve y pan me dio Jesús mío.

Señor San Marcos de León, mi fe en ti me hace creer que yo con este conjuro debo de vencer a………………….Y me conceda lo que le pido. Y que…………. me lo dé, que lo llame y me atienda. Paz, Cristo, Paz”.

Con el pie derecho zapatearemos 3 veces diciendo:
Paz, Paz, Paz.

********************************************************************

Lectura Nro. 4

Ritos y creencias en Venezuela


Fuente: http://www.lajornadanet.com/diario/archivo/2009/marzo/4/11.html
PROF. CHRISTIAN CAZABONNE
Afortunadamente, en Venezuela la brujería se toma como algo folklórico, sin que tengan lugar diabólicos ritos mágicos, ni sacrificios de animales, como sucede en muchos otros países del mundo.
Sin embargo, a pesar de que el venezolano no toma muy en serio los poderes de la magia, pareciera que “por si acaso”, creyera en ciertas cosas de las “ciencias ocultas”.
No son pocos los que prenden velas al Negro Primero, Negro Felipe, Guaicaipuro, María Lionza, etc., para que les concedan favores. Algunas solteronas visitan a los hechiceros para que les muestre en el “humo del tabaco” a su prometido.
Se dice de algunos políticos, entre ellos el ex presidente Cipriano Castro y el ex dictador Juan Vicente Gómez, tenían mucha confianza en los ritos de María Lionza. También el General Marcos Pérez Jiménez se apasionó por esta “Diosa”, e hizo colocar una estatua de ella en la autopista del Este de Caracas.
En nuestra democracia la brujería ha estado ligada de alguna manera con la política, en efecto, el gran líder y ex-presidente Don Rómulo Betancourt afirmaba con cierto aire de seguridad que su pipa estaba ensalmada por un brujo, y muchos creían que esa era la clave de su éxito.
En cierta ocasión un ilustre ex-presidente declaró por televisión que llevaba en su bolsillo una “pepa de zamuro”, que es considerada como un “talismán” de grandes virtudes.
El uso de los talismanes y amuletos se remonta a la más lejana antigüedad. En todo el mundo grandes hombres, políticos, artistas, militares, deportistas, etc., han portado y portan símbolos de la buena suerte, dando gran estima al poder de la sugestión positiva, por lo cual han podido realizar sus propósitos. Todo esto puede ser un efecto psicológico, magia o brujería o como se le llame, pero lo cierto es que “aquello” que hace generar o funcionar el “poder psicocósmico” es el acto de “CREER”. La sugestión es la fuerza que supera nuestra razón y convierte en realidad nuestras creencias buenas o malas; de ahí deriva la famosa frase que está de moda que dice, en relación a las brujas: de que vuelan, vuelan…
Si tienes la convicción de que algo te trae “buena suerte”, eso atraerás, ya que todo se atrae con el pensamiento predominante, por esta razón el mejor talismán es la mente positiva.
Diosa Yara, la verdad sobre el mito de María Lienza
http://www.youtube.com/watch?v=-NwtxwXfuQU

Maria Lionza (Se ven imágenes del Dr. José Gregorio Hernández, el Negro Primero, Simón Bolívar, la Virgen María, etc.)
http://www.youtube.com/watch?v=H-Kzi38d6h0

Canciones y Fotos de María Lionza y Las Tres Potencias
http://www.youtube.com/watch?v=9fowuukPejo&feature=related

********************************************************************

Lectura Nro. 5

Los Chimbangueles de San Benito

Fuente: http://www.mipunto.com/venezuelavirtual/000/002/008/003/004.htmlEl estado Zulia, al igual que muchos estados del Occidente de Venezuela, posee una especial adoración a San Benito. Esta veneración alcanza su máximo apogeo el 28 y 29 de diciembre, cuando se lleva a cabo una gran fiesta para darle gracias por los milagros concedidos, las curaciones, la protección a las cosechas y hasta la prosperidad económica.

Los devotos se organizan en cofradías en las poblaciones de Bobures y Gibraltar, y después de la misa proceden a pasear por todo el pueblo la imagen del Santo, en una carroza decorada con flores, en medio de danzas y música.

Los participantes se colocan una soga de palma en el pantalón, un sombrero de cogollo adornado con flores, una cinta gruesa cruzada sobre el pecho, un pañuelo en el cuello y alpargatas.

Los Chimbangueles son los tambores típicos de este tipo de celebración y se tocan formando un ritmo característico acompañado de cantos alegóricos a San Benito.

Según la tradición, San Benito o San Benito de Palermo es un santo negro al cual le gusta mucho la parranda, el baile, la música y las bebidas. Por esta razón, el licor es un elemento importante en la celebración de San Benito. No solo se bebe sino que también se usa para bañar al santo y para rociar a los que danzan y tocan tambores en honor de San Benito.

SAN BENITO -CIUDAD OJEDA-ZULIA-VENEZUELA

******************************************************

Lectura Nro. 6

Estados Unidos se hispaniza… por un tiempo
Por Carlos Alberto Montaner
Fuente: http://www.firmaspress.com/114.htm
Ya no son los negros. Los cómputos del censo norteamericano del año 2000 revelan que la primera minoría de Estados Unidos es lo que allí llaman «los hispanos». La diferencia entre uno y otro grupo es sustancial. Los negros, supuestamente, constituyen una «raza». Se supone que los unifican ciertos rasgos superficiales: color de la piel, características del cabello, grosor de los labios, acumulación de grasa en los glúteos: la notable esteatopigia tan presente entre las mamboletas de Tropicana.  Los hispanos, en cambio, son una vasta y multiforme etnia integrada por descendientes de gallegos e italianos, o de mayas, aztecas y africanos, entre mil combinaciones posibles. Mi amigo judío de origen sefardita -por ejemplo- Rolando Béjar, nacido en Cuba, y mi amigo boliviano Pedro Shimose, de origen de japonés, son «hispanos». Sosa, el genial bateador dominicano del Chicago, en San Pedro de Macorí, su pueblo natal, es un negro. En Estados Unidos es un hispano. ¿Qué los une en el mismo epígrafe del caprichoso censo norteamericano? La lengua materna. Como hablan español, todos son hispanos.

El asunto es extraordinariamente importante. La poderosa minoría hispana de Estados Unidos tiene otra lengua, además del inglés, y con ella, claro, otra cultura plural y vasta que posee una enorme dimensión económica. Esos 35 millones de «hispanos» forman la tribu de habla española  más rica del planeta, pero lo más notable es que se encuentra en fase de expansión. A mediados del siglo XXI habrá más de cien millones de hispanos en Estados Unidos, y probablemente el setenta por ciento de ellos tendrá el español como primera lengua. En ese momento no habrá duda alguna de que esa nación será intensamente bicultural y bilingüe.

Algunos «anglos» se están dando cuenta de esto. El concepto «anglo» es algo tan disparatado como el concepto «hispano», pero se le parece: se trata de una mezcla entre factores raciales (son blancos) y lingüísticos (sólo hablan inglés). Esto último es lo que comienza lentamente a modificarse. En un viaje reciente a Indianápolis, encontré una escuela internacional privada, muy selecta y cara, en la que los estudiantes, todos anglos, todos de clase alta, estudiaban en español. No estoy diciendo que estudiaban español, sino que estudiaban en español, de la misma manera que muchos niños y jóvenes en América Latina o en España estudian en inglés. Esos gringuitos de Indianápolis -me explicó María Isbabel Pacheco, la brillante profesora venezolana que les impartía clases- se preparaban para tener más oportunidades profesionales dentro de un par de décadas. El inglés lo aprendían perfectamente en sus casas y en la calle, y lo estudiaban como asignatura, pero el objetivo era convertirlos en norteamericanos bilingües y biculturales.

Los hispanos no deben sacar conclusiones erróneas de este ejemplo. No se trata de que Estados Unidos se «hispaniza» de modo permanente. Es otra cosa: al menos por un tiempo, la nación abre un espacio a otra cultura y a otra lengua. Eso ocurrió con los alemanes en el siglo pasado, entre 1850 y 1914, o con los italianos una generación más tarde, y luego todos fueron absorbidos más o menos rápidamente. En el Chicago de fines de siglo era conveniente tener en las tiendas quien hablara alemán, y circulaban decenas de publicaciones en esa lengua. Los hispanos, sencillamente, están en la fase de llegada, en el momento de la lenta masticación.

Si hay algunos anglos lo suficientemente precavidos y listos como para aprender español perfectamente, lo que deben hacer los hispanos es exactamente lo contrario: sumergirse en la lengua inglesa hasta dominarla con el mismo rigor que poseen los anglos más cultos, pues la ventaja comparativa de que van a disfrutar durante varias décadas no se deriva tanto de que hablen español, sino de que sean, realmente, bilingües y biculturales. Los mejores trabajos no están a la disposición de quienes hablan español, sino de aquellos que se comunican en las dos lenguas con la misma habilidad. Los ejemplos más claros son los artistas: Ricky Martin, Gloria Estefan, Jennifer López, Cameron Díaz o Andy García pueden moverse con la misma soltura entre los hispanos como entre los anglos. Y esto sólo es posible cuando el dominio de la lengua, la gesticulación y el resto de los códigos básicos de comunicación son perfectos.

Por eso los hispanos deben huirle como al diablo a la famosa educación «bilingüe». Tienen que sumergirse totalmente en el inglés. Esto lo ha explicado magistralmete Linda Chávez en un artículo aparecido en la revista Hispanic en octubre pasado. Los hispanos que se educan en español en Estados Unidos, seducidos por los cantos de sirena de la educación bilingüe, casi nunca acaban por dominar el inglés «como los americanos», y esa a veces no tan pequeña diferencia se convierte en una tremenda desventaja profesional en la etapa adulta. Es falso, además, que los niños hispanos fracasan en escuelas totalmente gringas. Por el contrario: antes del año están totalmente adaptados. Donde hay que preservarles el español y el resto de las manifestaciones culturales es en el hogar. La escuela debe ser absolutamente «main-stream». Quienes entiendan las reglas de este nuevo equilibrio étnico son los que van a jugar con ventaja. Los otros van a perder la partida.

Marzo 11, 2001